Se me ha roto un vaso dentro del lavavajillas. ¡Qué rabia!

Probablemente éste sea uno de los pensamientos que todos nosotros tenemos cuando se nos rompe algún utensilio o menaje de cocina dentro de nuestro lavavajillas. Lo primero que se nos pasa por la cabeza es que esto es un engorro y que nos toca solucionar el problema.

Así que nos toca ponernos manos a la obra. Os voy a enseñar una serie de pasos que hay que seguir para dejar nuestro lavavajillas lo mejor posible.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que nada más que escuchemos el chasquido de que algo se ha roto dentro debemos parar el lavavajillas, puesto que los cristales van a extenderse y pueden causarnos una avería dentro del motor de algún lavavajillas. Es importante no abrir la puerta hasta que el lavavajillas haya parado de moverse para que no se escape ningún cristal de dentro y nos cause daño a nosotros.

Se recomienda sacar todos los platos, cubiertos, vasos y demás cosas que tengamos dentro del lavavajillas. Los colocamos todos en la pila y les pasamos por agua para retirar los posibles trocitos de cristal que queden en las diferentes piezas.

Una vez que esté vacío, retiramos las bandejas y las inspeccionamos con un trozo de papel para que se quiten los trocitos pequeños y las virutas en las que se puede haber quedado el propio cristal. Reservamos las bandejas y, a continuación, pasamos un trapo por las juntas de la goma de la puerta, la propia puerta y la cubeta de lavado.

Toda esta limpieza con servilleta hemos de hacerla de forma muy cuidadosa porque pueden quedar trocitos de cristal en el papel y hacernos algún corte, ya que es tan afilado que podría atravesar el propio guante que cubre nuestras manos.

Finalmente revisamos los depósitos para la sal y el abrillantador en la medida de lo posible. Si eres un “manitas” podrías desmontar alguna pieza más para limpiar las partes del lavavajillas a las que no se llega solo con las manos.

NOTA: Se recomienda realizar todo este trapajo con guantes y, si es posible, mangas largas para proteger los brazos de posibles cortes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page